domingo, 12 de abril de 2015

Necesito

Necesito más que el néctar de tus labios.

Necesito lo caliente de tus brazos, tu pueril y ardiente piel.

Necesito quemarme en tu infierno desaforado, ensordecerme con tus gemidos, tumbada a tu lado a consecuencias de tus cumplidos.

Necesito de tus maldades, pues las cometes con novedades sin aminorar en canalladas, ni reparando en mis bondades.

Necesito el grosor de tu billetera, que me cierra la boca a diestra suelta.

Necesito de mi enero con fiebre, el que aumenta tu ferocidad retorcida, consabida por mi vientre y perpetrada en tu cama.

Necesito tu arrogancia, pues es la fuerza de hombría que me somete a desagravio.

Necesito la leche en mis labios de las aventuras carentes de poesía, porque me exalta más romperla, desgarrar los cuadros tontos y escupirlos sin morales atavíos.

Necesito apagar la música que interrumpen mis gemidos, que no me deja gritar, nadie escucha sus latidos.


El cuerpo de mi amante yace frío


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate