domingo, 4 de mayo de 2014

2:21

Con la angustia de saberte en la distancia, el cansancio posa en mis ojos, entra en la carrera lenta de huir de los recuerdos oxidados que rasgan la memoria con todas las noches sin retorno que han pasado.

2:21 am y la fuerza de la mente no te deja, te va persiguiendo en su trance, con su pesadez envolvente que se pone a punto de pesadillas. Te sabe sola y espera la llegada de unas ganas muertas, muertas porque el cansancio gana y te conviertes en sueños por las noches y pesadillas cada mañana, con distancia y sin ellas. Tus recuerdos como manías, como delirios de un perdedor, a la sombra de las lágrimas, de las almas rotas, de escritos y notas en mil noches ya. A la sombra de la luna (otra vez) la historia se repite, se ve venir, no importa si los ojos están cerrados, los he de abrir.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate