jueves, 16 de enero de 2014

El pintor

Sentía el frescor de la pintura que se fusionaba con el lienzo, el olor de crayola húmeda podía embriagarle, excitarle… agitaba sin parar su mano izquierda que torneaba la sutil técnica que no se aprenden en institutos o escuelas de arte. Su talento como pintor, se lo había donado la naturaleza en un humilde acto.

La mezcla de colores atisbados en el caballete solo podían acelerarle el corazón de forma sublime, era simple: amaba pintar. No daba para lujos, para excentricidades ni para mucho, pero el disfrute bien él sabía, no cabía en precios. Como el amor. Como el amor que sentía por la mujer de la capital; Regina. De por quien se había sumergido en una locura insaciable, pese a las distancias, la cultura, pese a su propio padre. La adoraba con el ser. Sin embargo, su corazón se desgastaba aceleradamente cuando una nueva batalla con el padre de ella se avecinaba. Le desgarraba el alma.

El pintor sabía que era un don Nadie, pero podía hacerla feliz, porque la amaba. Pese a su propio malhumor, a sus modos toscos, a sus despistadas maneras, a sus vicios tontos. Pero ella, ésta mujer, Regina se le metía en la piel, en la mente, en la boca, en las vísceras, en los ojos, en las ropas rotas, en el sexo, en su cama sin patas. Sobretodo ahí, con sus caderas estremecidas y su pubis insaciable, mojado, demoníaco.

Se hicieron suyos hasta la infinidad, la chica iba cada tarde a su taller. Le acababa en la cara, en las tetas, como puta, como princesa; con flores, sin rudeza. Iba cada dos días, cada tres, luego los fines de semanas, una vez al mes y no fue más. Él siguió pintando, sin ella, sin musa, ni doncella. Y no la espera, pero ella vuelve y le ruega, así está en el presente. Con las dudas, si la acepta… hay muchas ganas de cama, de restregarle lo que siente. Sus triunfos, su buena vida, la felicidad creciente y que ella sola se percate de su estampa de estrella fugaz, siempre incipiente.


Regina ya ha perdido, saludos al pintor, mi lector por siempre. 

Barranquilla, Colombiajueputa. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate