martes, 12 de noviembre de 2013

Un fin.

La inspiración merma, te lo confieso con mi más auto-respetable desprecio por la falta de elocuencia en mis sentires.

Pero me conoces demasiado; como invento, mastico y ando, como respiro, a cada momento puedes irte adentro... Más... Ahí en mi y conocer la verdad, que quiero y no quiero que acabes viendo. Prohibiéndote la decepción con mis pulmones. Y lo harás... Te decepcionarás de las carencias de este par, que también somos nosotros mismos, que solo somos nosotros dos... Que nos cansamos y ya no hacemos el amor.  En mis oídos los crujidos de tus resoplidos en la mesa, tan temprano... Y acompañan a la pereza que sienten mis manos por tus poros. No solo merma mi inspiración, en teoría me rompí, ya no hay musa en el sillón casi desnuda a camisón, se estrellan los cristales en mi espalda y me dejo caer el alma, pero sigo ahí. Por educación.


Sin más, a idea sueltas, esperando que un milagro me rescate del vacío, aunque no creí en ellos y me lancé sonriendo porque solo quería un fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate