martes, 12 de noviembre de 2013

Otra vez.

No tiene importancia si el cansancio tortura mis hombros y se mete como vidrios en mis ojos, por las noches cuando llego solo quiero estar en ti. Abrir las ventanas, la de mi habitación y la de tu alma que fácilmente se conectan con tus piernas.  Aumentar la humedad entre ellas, cara a cara, sujetando fuerte, di "otra vez".

"Otra vez". No le guardas compasión al cansancio, es tu enemigo, me lleva vencido de tus dominios.  Y tus besos siempre vienen al rescate. Vengo y busco, se me ha perdido, tú lo sabes, lo tienes. Pido y cojo, gritas poco, nos miramos tan precisos, tan suntuosos, unos locos orgullosos del planeta que se cierra poco a poco cuando luego de movernos desnudos, en ti floto. Ya es tan tarde – me susurras- compromisos, cerremos los ojos. 
-te digo lo que siento- Otra vez
.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate