miércoles, 16 de octubre de 2013

Pasión de todos.

Son como niños, el clavel en el río. Viendo las ondas, sin mucho ruido. Tocando el capullo del tucusito. Abro sus flores con mucho estilo. Veo a las aves y escucho gemidos. Riego las flores también los lirios. Me queman tus besos, te queman los míos, se acaba este verso, suave en tu oído. 

Mi sangre caliente y tu pecho  helado. Tu mano en mi pierna, en mi mejilla, en mi mano. No desgastes más mi moral, lléname de tu hombría. Con las piernas abiertas, mi pudor se enfría.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate