jueves, 5 de diciembre de 2013

Sin título

“…que sea entre árboles, poca luz y si se puede: que en el camino fallen todas… que nos dirijamos a un callejón, una calle fría y exista la necesidad de pasar por un charco lleno de ranas, que solo salga una cuarta parte de la luna, mientras empieza a temblar y el ritmo cardíaco se nos acelera. Sentémonos en medio de un parque, con libélulas, con mucho viento, que las piedras caigan de los nidos de pájaros. Conversemos en el parque, de espaldas contra el pasto, sin punto de retorno.

Nos tomaremos de la mano y de tanto escucharnos, se cancelarán los besos. Luego me dirás que quieres irte, trataremos de buscar la salida, retomaremos nuestros pasos, pero llegamos al extremo del parque y no volvemos a sentirnos…” 

martes, 3 de diciembre de 2013

Imbécil infeliz

¿Ya viste? Se desparramaron los besos en la calle de arenilla donde caminabas cada mitad de día, con soltura sin igual en las caderas. Con falta de modestia en el corazón. Se me hundieron los ojos negros en unos rizos naranjas que enrojecían frente al sol.

Eras tú, a vestido y coletas, a cigarrillo y sonrisitas, a indecencia citadina, irritada socialmente, siempre clandestina. Con esas ganas de no ser tú, queriendo ser otras, jugando a caballo... y enredada entre tus dedos blancos y fuertes, tu flauta soñolienta, llena de saliva, tan embarrada de mi boca. Con la boca tan rota de mis dientes. Eras siempre tú, en la arenilla blanca donde todo comenzó.

El polvo me da en la cara, el tiempo una patada y tu ausencia una sonrisa impoluta y seria, de imbécil. Éso que sé ser muy bien, cuando pienso en ti y me lo propongo. Tan imbécil e infeliz.

martes, 26 de noviembre de 2013

Lo supe

En ese momento lo supe. El sueño me estaba buscando y tú no dejaste que me encontrara, fue suficiente la invitación aventurera que dibujó una sonrisa en mis labios. Muy de prisa me vestí, sonreímos como niños «pobre mundo, ahí vamos». Y nos subimos al techo aún en la madrugada. Un pecado para alguien tan circunspecto como yo, pero al poner un pie arriba, por completo lo olvidé.


Vimos ponerse la mañana, tomados de la mano, decidiendo nuestro futuro. Algo que en ese momento, de unos niños no dependía. Sonreímos con el sol y supiste que te amaba, que en ese instante era yo, algo que jamás se sustituye con mil mañanas. En ese momento supe, cuando me tomaste de la mano y la perfección me embriagó, que miles de mañanas después, la «vida junta» iba a desaparecer. 



Aún cuento mil mañanas más para que cambie esta historia. Y si no, intentaré con un millón. 

Un café

Se me marchitan los abrazos en el cuerpo cuando la típica pesadilla viene en su ataque maligno. Más entrada va la madrugada, mi buen sueño no encuentra su camino, no hallo el peluche rosa, el de la flor y un pajarito.

Son guerras que llevo a cabo sin tus mimos ni tus labios fríos. El olor a J’adore y cigarros se ha ido de mi almohada, mientras la noche se comporta grosera con mi soledad, ya no me da su alojo. Me empuja hacia la ventana donde hay frío y la luna se pierde en el humo.


No importa si son tres o cuatro las veces que me despierto, no estarás cuando esté de pie. En la cafetera hay solo para un café y he puesto en el tocadiscos la melodía que no te gusta.


El té de Mariana

Un pitido al fondo tan lejano, le hizo abrir los ojos… -ese olor-. Se le antojó de repente. El corazón se le aceleró al sentir aquella cosa en la cara, ¿qué era aquello que se le había metido en la mejilla derecha? “Cita con Guill a las 14:00” –joder- se arrancó la nota pegatina de la cara. Aún llevaba los jeans desgastados y la sudadera con el nombre de la universidad. “¡El té!” gritó para sus adentros... se descalzó la única vans que llevaba, “joder, joder, joder” y corrió a la cocina. No llegó. No tan rápido. Otra vez esa cosa en la mejilla, ésta vez la izquierda. La baldosa fría le propinaba un golpazo tremendo. “Mierda”. Se puso de rodillas, el ruido de la tetera la estaba matando.

Recogió la pila de libros amontonados en el pasillo, y los zumbó hacía un cuarto oscuro que tenía un cartel de disaster. Por fin iría a por su té. ¡Mejilla al suelo! Se heló, “he recogido todos los putos libros”. Sintió una fuerza bruta sobre sí. Los brazos se le giraron solos con una fuerte presión, sus ojos color miel quedaron fijos, petrificados. No podía reconocer a aquél detrás de esa horrible máscara de algún liderzuelo norteamericano con grotesca sonrisa. Un hombre sin duda, con la fuerza de un gorila. El pesado espécimen le sujetó ambas manos con su muñeca izquierda, llevándose la mano libre a la boca y haciendo el gesto de silencio. “Maldición”. Ni siquiera pudo gritar, las palabras se le arremolinaron en la lengua y un rígido frío se adueñó de su quijada. Las manos del intruso se apoderaron de la garganta de Mariana, el ruido de la tetera se hacía insostenible y fue lo último que escuchó. -“¡Buh!” se despertó de la horrenda pesadilla y vio a Guill junto a su cama “Si serás, pendejo”. –“Te estabas moviendo mucho, por eso te he despertao’”, ¿pesadillas?


Mariana no daba crédito a sus ojos, ahí en su habitación, alcanzaba a ver el filo brillante de un hacha justo detrás de la cabeza de Guill. Esperó que fuese una pesadilla, mientras la sangre de su amigo le salpicaba en el rostro. 

Café Park

A esa hora el clima era incesante, las ráfagas de nieve se perdían por la carretera principal, hacia el cableado eléctrico. El lugar el pueblo donde nadie se acercaba. La chica caminaba a toda prisa, cabizbaja.

En el café Park, la esperaba el rubio fortachón del labio partido. Había rastros de sangre que camuflaba con su propia saliva. Se acordaba del puñetazo que le había propinado aquél sujeto, el chico menudito que vociferaba cosas como un demonio. “Un demonio”. El rubio llevaba consigo el papel. La información que requería, la hojeaba mientras tomaba un café. Podía recordar la última vez que estuvo junto a la chica, ella se atragantaba con su sexo portentoso. «Fatal final».

Esperó por dos horas, ella no llegó. Debía irse al seminario, la clase de Teología Moral Social estaba a punto de empezar. Se alisó la bata negra que llevaba bajo el abrigo y desperdició el papel en una cesta al salir. El papel tenía información totalmente contraria al contenido de la clase que iba a ver, contraria también a la ropa que el rubio llevaba puesta con sigilo. 



Al cesar las ráfagas de nieve, algunas moscas se posaban sobre la boca de la chica.

lunes, 25 de noviembre de 2013

Memorias de mi inocencia (II)

(Lo bueno y lo malo)

Seguramente para algunas personas algo bueno es tomar una copa de Chardonnay mientras escuchan las melodías de Beethoven, para otros quizá, un vino chileno y Arjona, “ser cristiano es lo bueno, ser católico no”… Antisemitas, homosexuales, ateos... Y la lista puede seguir su rumbo. Lo bueno y lo malo. Palabras utilizadas por nosotros los seres inhumanos para darle un calificativo a las cosas que nos sientan comodidad, incomodidad o incluso temor. 


La batalla sin fin de lo bueno y malo data desde que empezamos a vivir en sociedad. Es una lástima que nos olvidemos de nosotros, que no nos sepamos de naturaleza imperfecta, olvidando también  el simple hecho de que cada quien tiene una realidad distinta y las acciones, opiniones y decisiones se toman en función a ello, a la subjetividad de cada quien. El ataque es incesante de unos para con otros, en todos los campos y disciplinas en que participamos socialmente. Jugamos a ser “Césares”, a ser “Dioses” y vamos con nuestros índices señalando lo que nos venga en gana. Por supuesto que sí podemos opinar lo que nos venga en gana, el problema surge cuando le ponemos la notita de “Bueno” y “Malo” a algo. Cuando la crítica se vuelve destructiva. 

Cuando “eso que te gusta, como no me gusta a mí, es una mierda”. ¿En qué momento se profundizó la intolerancia y es que no me di cuenta? Pero no me dibujaré como víctima, seguro que yo, muchísimas veces he pecado de “diosa índice” como una inhumana descerebrada al igual que todos acá. ¿Dónde nos desprendemos del dedo índice apuntador mental? “Te privo de mí, me privas de ti… nos privamos nosotros. (Bis) (Viceversa) (Coro)” 

Estamos de excursión a pasos lentos en la incongruencia radical “social”. ¿De verdad la juventud activa pide a gritos la globalización? ¡Pero es que no tenemos con qué comérnosla! ¿Cómo te comes la “libertad” física? Si estamos necesitando de una libertad mental como un bebé necesita su leche materna. ¿Existirán los hombres buenos y malos? ¿O seremos simplemente el conjunto de realidades diferentes, configuradas a partir de un montón de eventos (genéticos, sociales, físicos…)? ¿Qué tan libres somos?

Creo que ha surgido el momento -más que en otros, más que siempre-  la necesidad de buscar dentro de cada quien, eso que no podemos ver afuera, debe estar en ese rincón, atrapado dentro del conformismo, la dejadez, ignorancia, egoísmo, rabias y malestares. ¿Seremos más los que luchamos por la diversidad? ¿Serán más quienes luchan por mantener modelos inquebrantables (casi cánones)? Dicen por ahí que le tememos a aquello que no conocemos.

Preocupante es que aquello que no somos capaces de conocer, seamos nosotros mismos. Que en el fondo solo tengamos miedo “de ser”. Hay que sacar la casta cerebral… ¡por la humanidad!

                                                                        
-Opinión que surge como protesta a quienes maltratan, señalan, burlan, vejan, abusan y atacan a aquellos que son diferentes; genética, física, intelectual y sentimentalmente…, en todos los aspectos de la vida y actividades en las cuales participamos…
 Llámalo relaciones amorosas, religiones, política, música, cultura, deportes, economía… contra quienes también protesto, por dejar centrar en sí, este tipo de actitudes y comportamientos.-


RESPETEMOS EN CONDICIONES DE IGUALES DIFERENTES, PA’ SER FELICES. 


martes, 12 de noviembre de 2013

Otra vez.

No tiene importancia si el cansancio tortura mis hombros y se mete como vidrios en mis ojos, por las noches cuando llego solo quiero estar en ti. Abrir las ventanas, la de mi habitación y la de tu alma que fácilmente se conectan con tus piernas.  Aumentar la humedad entre ellas, cara a cara, sujetando fuerte, di "otra vez".

"Otra vez". No le guardas compasión al cansancio, es tu enemigo, me lleva vencido de tus dominios.  Y tus besos siempre vienen al rescate. Vengo y busco, se me ha perdido, tú lo sabes, lo tienes. Pido y cojo, gritas poco, nos miramos tan precisos, tan suntuosos, unos locos orgullosos del planeta que se cierra poco a poco cuando luego de movernos desnudos, en ti floto. Ya es tan tarde – me susurras- compromisos, cerremos los ojos. 
-te digo lo que siento- Otra vez
.


Un fin.

La inspiración merma, te lo confieso con mi más auto-respetable desprecio por la falta de elocuencia en mis sentires.

Pero me conoces demasiado; como invento, mastico y ando, como respiro, a cada momento puedes irte adentro... Más... Ahí en mi y conocer la verdad, que quiero y no quiero que acabes viendo. Prohibiéndote la decepción con mis pulmones. Y lo harás... Te decepcionarás de las carencias de este par, que también somos nosotros mismos, que solo somos nosotros dos... Que nos cansamos y ya no hacemos el amor.  En mis oídos los crujidos de tus resoplidos en la mesa, tan temprano... Y acompañan a la pereza que sienten mis manos por tus poros. No solo merma mi inspiración, en teoría me rompí, ya no hay musa en el sillón casi desnuda a camisón, se estrellan los cristales en mi espalda y me dejo caer el alma, pero sigo ahí. Por educación.


Sin más, a idea sueltas, esperando que un milagro me rescate del vacío, aunque no creí en ellos y me lancé sonriendo porque solo quería un fin.

miércoles, 30 de octubre de 2013

¡Comandante Cristiano!

La estrella lusa se aventó un partidazo de lujo en el estadio Santiago Bernabéu, luego de las enfermas declaraciones del PRESIDENTE DE LA FIFA, 'Míster' Blatter, quien se burló del 7 blanco, por parecer un 'comandante' en la cancha (a continuación se levanta y le imita) y gastar más en peluquería que otro jugador.

7-3 ganó el Real Madrid frente a un muy buen Sevilla en el Bernabéu, con triplete de Cristiano, y dobletes de Karím Benzema y Gareth Bale.

No hace falta decir nada más. 

En la gráfica, el COMANDANTE SUPREMO Y ETERNO del ejército blanco madridista,
don Cristiano Dos Santos Aveiro.

martes, 29 de octubre de 2013

Mientras llovía

 Me mojaba viendo el cielo, sentía la lluvia, colocaba piedritas. Saltaba en las rayuelas de los edificios abandonados.

Y es que todo se acababa cuando llovía. Te ponías de esas mil formas, tan tontas y penosas. Propuse besarte con la lluvia fría entre los labios pero nunca quisiste. Te prometía arrancar las rosas más bonitas de la vecina tediosa. Intenté sacarme las piedritas de los bolsillos, las más extrañas, las más raritas. Practicaba como hacerte muecas y contarte chistes. Nunca lo hice. Te miraba y te miraba.
Te miraba.


Estabas en la ventana, mirándome también. Llueve y yo solo puedo quedarme aquí en el patio, sintiendo que me miras, imaginando que me amas. Y con las veces que todo se acabó mientras llovía, nunca me pude largar. 

Poeta y Prejuicioso

Allá, corrió. Fue a ver.

En los silos de la esperanza, con un don arrollador espontáneamente, que no se  resquebraja ante  el Prejuicioso, se inyecta en la tierra con el poder especial, de cerebro corazón, de alma vivir.

Conoce las tardes negras y  agrias que importunan la vida del Prejuicioso, los miedos que comparte en sus sueños, la carencia de alegría, la ausencia de alma. Intenta olvidar eso y quiere ser parte de su vida y que aquél sea parte de la suya. Están exponiéndose. Uno de ellos no escucha. Solo habla, casi grita. Eleva su voz, que se partan los cristales, que se mueran las ideas, no podrá aceptar el Prejuicioso aquella idea, ¡¡¡¡nimiedad!!!!

-¿Cómo osas de “atacar” mis principios?¡¡¡ Tradición!!!
-NO TE VENDO LA VERDAD, SOLO TE MUESTRO LA MÍA.
-¿Cómo pretendes ser diferente? ¡¡¡¡ Tonterías!!!!
-ES MI ALMA, MI CABEZA, MI FILOSOFÍA DE MI VIDA.
-¿Cómo has preferido ser parte de…? ¡¡¡Nada!!!

Ya sabía cómo iba a terminar esa historia.

La tristeza lo invadía. 
Momento de decisiones.

Como hojas caídas del árbol desaparecido, que la estación de aquél año se llevó, como la esperanza que vio en una mirada muerta, el poeta supo que era tarde para el Prejuicioso, debía dejarlo con sus ideas. Se ató las trenzas, cogió sus libros...


¡Y corrió!

jueves, 17 de octubre de 2013

Te lo hice poesía

El abrazo fue como fundirse en un ritual de apareamiento casi religioso, paradójicamente. Hace tiempo que buscaba meterse en ella de esa manera, no bastaba con llevarla en los pensamientos cada dos de mes, cada noche fría, o después de una pesadilla. Necesitaba cargarla en la piel. Moldearla con sus manos en un lugar con poca luz.

Dejar de perderse en sus letras para perderse en su mirada aunque ese color no se pudiera explicar. Necesitaba sentir su piel, tan blanca, blanquísima aunque le diera vergüenza tocar. Le hizo el amor. Se entrelazaron, sexo con sexo, se bañó con su sudor, todo estaba mojado, se resbalaba en su espalda hasta llegar a sus caderas, le imponía dolor pero en su cara había poesía. Tic tac... Tenía que despertarla. Ella estaba vestida. Inmaculada. No había pasado nada.

Fue vulgarmente suya, en su mente, con poesía. Como ella lo merece. 


miércoles, 16 de octubre de 2013

Gareth Bale, es el once del Real Madrid

Así fue el comunicado del Real Madrid para dar la Bale news:


El Real Madrid C. F. y el Tottenham Hotspur FC han llegado a un acuerdo para el traspaso de Gareth Bale, que queda vinculado al club durante las próximas seis temporadas. El jugador será presentado hoy, a las 13:00 h, en el palco de honor del estadio Santiago Bernabéu, tras someterse al correspondiente reconocimiento médico. Posteriormente, Gareth Bale pisará por primera vez el césped del Santiago Bernabéu con la camiseta del Real Madrid y atenderá a los medios de comunicación en la sala de prensa.



El galés, de 24 años, se incorpora al club blanco tras ser elegido el mejor futbolista de la Premier League la pasada temporada, en la que marcó 26 goles en 44 partidos oficiales con el Tottenham.





Homenaje a RGB- Trofeo Santiago Bernabéu: Real Madrid vs. Al Sadd

Raúl González Blanco (RGB '.') regresa hoy a su casa para jugar un partido en su honor. La visita la hace con su equipo Al Sadd, vestirá la camiseta del Real Madrid por 45 minutos. Ofreció una rueda de prensa, donde se le vio muy animado. El homenaje que siempre debió tener y se queda pequeño. En rueda de prensa habló de que quiere vivir esa transición de dejar el fútbol (cuando lo deje) y ver si puede servir al club <3 . Piénsalo: Tu y yo, viendo al Madrid, dirigido por Zidane y Raúl. (Fantasías) 




Campeonato Sudamericano Femenino Sub 17- Paraguay 2013.




Siempre hay una oportunidad para disfruta del fútbol, para todos los gustos y categorías. La Vinotinto sub 17 femenina se prepara para su Campeonato, el cual le da un pase al Mundial a los tres primeros lugares.

¿Quiénes lo juegan?

Chicas menores de 17 años, de los siguientes países: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela.

¿Dónde y cuándo será este Campeonato?

En Paraguay, del 12 al 29 de septiembre.

¿Cómo estarán organizados los equipos?

En dos grupos. 
Grupo A: Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay y Perú.
Grupo B: Brasil, Colombia, Ecuador, Uruguay y Venezuela.

¿Por qué es importante?
Clasifica a los tres primero lugares a la Copa Mundial Femenina sub 17 a realizarse en Costa Rica para el 2014.

¿Desde cuándo se hace este Campeonato y quiénes lo han ganado?
Desde el 2008.  Lo han ganado: Colombia y Brasil (dos veces)

Fechas para ver a Venezuela en el Campeonato Sudamericano Sub 17:
-Colombia vs. Venezuela.  15 de septiembre de 2013. 
-Brasil vs. Venezuela. 17 de septiembre de 2013.
-Ecuador vs. Venezuela. 19 de septiembre de 2013.
-Uruguay vs. Venezuela. 21 de septiembre de 2013.

Calendario: Fuente Archivos de www.conmebol.com


Kenneth Zseremeta
DT. Vinotinto Femenina.


Además: CONMEBOL convocó a la venezolana Yercinia Correa, para participar el campamento de capacitación y orientación que se dictará previo al inicio del Sudamericano femenino Sub 17 que comenzará el 12 de septiembre en Paraguay. Correa estará acompañada por la también venezolana, Isley Delgado, ambas conformarán el grupo de 20 juezas convocadas por CONMEBOL para el certamen. (www.lavinotinto.com)

Otras competiciones femeninas en Sudamerica:

-Copa América Femenina.
Es la máxima competición de selecciones de Sudamérica y participan las diez asociaciones de la CONMEBOL. El torneo comenzó en 1991, se realiza cada cuatro años y entrega dos cupos para el Mundial que organiza la FIFA.

-Copa Libertadores.
Es un torneo internacional de fútbol organizado por la Confederación Sudamericana de Fútbol, la más importante y prestigiosa copa a nivel de clubes de fútbol femenino en América. Se lleva a cabo desde el año 2009.

-Sub 20.


Al igual que el ‘Juventud de América’ para los hombres, el Sudamericano reúne a las jóvenes promesas femeninas cada dos años y premia a los dos primeros con boletos para el Mundial FIFA de la categoría. Comenzó a disputarse en 2004.

La novela de Gareth Bale

Lo ha dicho hoy Casillas en rueda de prensa: "todas las operaciones son polémicas para bien o para mal..". Sigue la novela de Gareth Bale ¡el Tottenham aún no lo vende! La temporada pasada sucedió lo mismo con Luka Modric quien "se plantó" , hasta que "lo dejaron salir". El rubio en cuestión, hizo lo mismo. A ver que ocurre en las próxima horas.

Un poco de humor venezolano, bueno, humor mío. En la foto, Florentino Pérez viendo el entrenamiento del Real Madrid en su gira por Estados Unidos.
30 de julio de 2013.

Proyecto Carletto

Zinedine Zidane y Carlo Ancelotti (DT) en el segundo partido de pretemporada del Real Madrid contra el Olimpique Lyon (FRA). Resultado final: 2-2. Los goles del Madrid: Morata (p) y Casemiro.
24-07-13


Plantilla del Real Madrid 2013-2014












Iker Casillas Fernández 1 I. Casillas (portero )

 Jesús Fernández Collado 35 Jesús Fdez  (portero)

 Diego López Rodríguez 25 Diego López (portero)

 Sergio Ramos García 4 Sergio Ramos (defensa)

 Képler Laveran Lima Ferreira 3 Pepe (defensa)

 Raphaël Varane 2 Varane (defensa)

 Álvaro Arbeloa Coca 17 Arbeloa (defensa)

 Daniel Carvajal Ramos 15 Carvajal (defensa)

 Fábio A. Silva Coentrão 5 F. Coentrão (defensa)

 Marcelo Vieira da Silva 12 Marcelo (defensa)

 José I. Fernández Iglesias 27 Nacho (defensa)

 Xabier Alonso Olano 14 Alonso (centrocampista)

 Sami Khedira 6 Khedira (centrocampista)

 Asier Illarramendi Andonegi 24 Illarra (centrocampista)

 Francisco Román Alarcón 23 Isco (centrocampista)

 Carlos Henrique Casimiro Casemiro centrocampista

 Gareth Bale 11 Bale (centrocampista)

 Luka Modric 19 Modric (centrocampista)

 Ángel di María 22 Di María (centrocampista)

 Cristiano Ronaldo dos Santos 7 Ronaldo (delantero)

 Karim Benzema 9 Benzema (delantero)

 Álvaro Borja Morata Martín 29 Morata (delantero)
____________________________________________

 ENTRENADOR:  Carlo Ancelotti

Érase una rara noche.

Todo se oscurece con motivo de la noche y extraña estar en aquellos brazos, sintiendo como cubren con calor el frío atroz que siempre está en ese lugar. La ciudad se enmudece, parecieran como luces y el sonido lo siente seco, vacío.

Espera en la ventana, se sienta, se pone de bruces. La ausencia del momento le dice lo que aquella boca que rememora no ha podido. Abre el clóset: y él le dice que no espere. La almohada ha opinado lo mismo. La poca razón y los restos de alma ya no se ponen de acuerdo, una llamada desde el celular buscan consenso, pero la operadora dice que no se le puede ubicar.

De la habitación a la terraza, y viceversa con pasos lentos, se empieza a sentir rara, razón y alma se van poniendo de acuerdo, empezó a dejarse llevar por el profundo sueño... luego de un trago muy seco que ha llevado a una memoria de besos, los ojos se le cierran su murmullo lleva acento: "ya no vuelvo hacerlo", supongo que el vino y el valium hicieron efecto.

Trazos de un pedido.

Sin importar como luce el papel, si se arruga o se mancha, lo importante es la tinta cerebral, que cohesionada no quebranta. Cura, luce, dispara y perdura en el reloj de la arena, en el café de la cuadra. ¡Qué rime, que se sienta! ¡Que me alimente el alma!

Sin importar como luce la pluma, si se gasta o ya no marca, que no está fina, no es del poeta, se lo ha prestado una dama, lo importante es que me escribas las rimas que no carecen de faltas. Eso que escribes por las noches al lado de tu almohada, lo que a nadie le dices porque temes las críticas amargas. (Dímelo al oído.)

Sin importar como suena tu voz, triste o áspera, lo importante es la claridad de tu garganta, que sea fuerte, que sea suave, como tus labios, la otra mañana.

Un pedazo de idea triste.

Esa sonrisa se la llevaron.

No volvió más, no brilló.
Se apagó, hubo tristeza.
Las lágrimas mojaron el lugar donde se hallaba aquella sonrisa.
Ya no estaba.
La historia no se contaba.
No contagiaba.

Y así fue, por siempre en  su vida, por siempre en su alma.

Un poquito de mi gloria.

Sobre él se han escrito millones de odas, poemas y epopeyas.
Los más fabuloso cantares que interpretan su gesta.
Yo solo voy por un vulgar párrafo que alimente mi obsesión.

El héroe, el villano, el guerrero y el amante. El de los cascos ligeros. No quiero leer un fragmento más, no uno que no sea el mío al quedarme en el profundo éxtasis de las historias que de él se cuentan. Yo  quiero contarlas, a mi modo, al modo de mis sentires, hacer mío en un montón de letras lo que me despierta. Hoy quiero emular a un poeta, tan solo unos minutos y solo para él.

Las líneas de la pluma ajena pueden llevarte a escenas que quizá nunca existieron, causándote la debilidad emocional que raya en una locura atemporal, obsesión tal vez. Debilidad, la palabra que se hace sinónimo de su talón. Esa parte de su cuerpo, la más rápida quizá, responsable de la muerte de miles y miles.

De miles y miles, pocos fueron amados con su inconmensurable pasión, sin distinción de sexo, amor a morir, amor a matar, amor a amar. Amor a pesar de estar socavado por la desidia de aquellos mundos, los primeros.

El hijo de Peleo, el mata hombres. El inalcanzable, el mirmidón, fuerte  y guerrero. Pongo mi gota en un mar de letras que solo retrasarán el olvido de su magnífico nombre,
Aquiles.

Media vida. Media, vida.

Y así caminaba con ellas, innumerables veces habían ido a los sitios más extraños, donde la gente era buena y el agua era pura, siempre querían quedarse en esos lugares a donde iban, pero debían volver. No había nada más seguro y que amara más que recorrer los mundos de esa manera, ¡oh, cuántos mundos inventaban! Felicidad. Sin importar que ellas no pudieran ver su sonrisa, les sonreía. “Cuánta perfección, qué armonía”. Estaba segura que en el algún momento de esos viajes, iban a quedarse, a no volver jamás. A quedarse unidas para siempre, esperaban ese momento. Inevitablemente sucedería. A todos les sucede.

Estaban desteñidas, suaves y viejas. Las veía y pensaba en lo bonita que se habían mantenido a pesar de todo ese tiempo. Todo lo que habían hecho en sus viajes, aventuras atesoradas. Conservaban la elástica de tal manera que cuando ella dormía, no se les salían, “esto es lo que hace perfectas a estas medias”. Las estrellas blancas, en ese tono entre rosado y fucsia. Escandalosamente bonitas. Sonó el despertador, rememoró los mundos de aquella noche, se sentó en la cama, momento de despertarse, vio sus medias sobre las pantuflas y sonrió complacida. Sabía que vivían entre muchos universos. Tenían media vida aquí y muchísimas más, allá.

Media vida.

Media, vida.


Esperando el amanecer.

Cuando la brisa que venía desde el río enfrió nuestra mañana y ella se acurrucó junto a mí, mientras dormía profundamente, sabía que seríamos felices para siempre. La historia para contarles a nuestros nietos. Viéndola dormir a mi lado, imperturbable. Enloquecía porque abriera sus ojos y lo primero que viera fuesen mis ojos negros, quería verme en su mirada castaña, imperfecta por los afanes de la naturaleza. ¡Esa mirada!

Amanecía y por primera vez para mi, duraba una eternidad, yo no había podido dormir en toda la noche, planeando cada palabra, cada movimiento, tenía que ser lo primero que viera cuando despertara. Se movía, mi corazón bombeaba tan fuerte, iba a despertarse. Por fin me vería. Me vería y sabría que yo estaba ahí, expectante a nuestro primer amanecer. El primero de muchos, el mejor y más romántico. Pero se movió solo para girarse, (desesperación). La oí murmurar. Estaba boca abajo. Y yo, yo estaba ahí, temblando ante su espalda. ¡Esa espalda!

Un beso en la boca (murmuró de nuevo) y otro en su espalda, podía sentir la presencia de Dios en aquel lugar. ¡Y me dormí! No sé cómo, no sé cuándo. Al despertar, yo estaba en mi cama. Creo que estaba soñando. Mi mejor sueño. ¡Aquél sueño!


Memorias de mi inocencia (I)

Recuerdo que por allá en los años de 1998-1999, cuando era una niña a punto de hacer mi Primera Comunión, abría la ventana y esperaba religiosamente a evangélicos, testigos de Jehová o cualquier otro grupo que anduviese predicando y evangelizando los domingos a la hora del desayuno.
A punto de empezar el año 2000 (el mundo se iba a acabar), el año en que "las piedras iban a caer desde el cielo y todos nos íbamos a morir aplastados".  “los ríos se iban a desbordar y moriríamos ahogados”. “llegarían los jinetes que hablan en el apocalipsis convertidos en diablos y nos iban a matar a todos”.

Por supuesto, mi innata curiosidad y mi temor a Dios (con quien hoy tengo hoy una relación directa) debían saber si aquello era verdad. Largas discusiones con extrañas y viejas señoras. Montones y montones de Atalayas para compartir. Me lo puso claro, “el mundo se acaba cuando uno se muere”, destacaban la importancia de ser una buena persona y mantenerse cerca de Dios, sin importar de la religión que fuese.

No importa si piensan diferente a ti, tienen otra cultura o religión, si hablan con la base del respeto y el alma abierta, seremos cada día un poco más cultos, curtiéndonos de calle y gente. Pero, muchas personas sienten hoy en día la necesidad de condenar, criticar o burlarse de las religiones que otros practican. Está de moda ser ateo.  Sin embargo, soy  de las que piensa: todos creemos en algo, así sea solo en nosotros mismos. Todos buscamos una paz, lidiar con nuestros demonios internos, rezando o meditando es la vía común, pero he visto que otros lo hacen, escribiendo, cantando, bailando, viviendo, respetando... Mientras no dañes a nadie, sigue “practicando tu religión”, sea cual sea.

Qué hermosa es la inocencia. Cuando nos dicen que siempre debemos conservar nuestro espíritu o alma de niño, nunca pienso en jugar, sino en la inocencia, es lo que nos hace niños y humanos más que nunca durante toda esa etapa.  Siempre.

Seamos críticos, no criticones.
No se es culto solo por leer cientos de libros. Gracias a Dios.


Nota: En la iglesia católica aprendí, que a ellos también les cierran las puertas en la cara. Comiquísimo.



Pasión de todos.

Son como niños, el clavel en el río. Viendo las ondas, sin mucho ruido. Tocando el capullo del tucusito. Abro sus flores con mucho estilo. Veo a las aves y escucho gemidos. Riego las flores también los lirios. Me queman tus besos, te queman los míos, se acaba este verso, suave en tu oído. 

Mi sangre caliente y tu pecho  helado. Tu mano en mi pierna, en mi mejilla, en mi mano. No desgastes más mi moral, lléname de tu hombría. Con las piernas abiertas, mi pudor se enfría.



Nubes negras

Las nubes se tornaron negras la mañana que regresaste, qué cosa tan impensable si yo creía que sería feliz.

La fina barrera de mundos que se interponen entre nuestras realidades llegó a agrandarse. Ya no era feliz contigo. Y tú tampoco lo eras, ni conmigo, ni sin mí. Nos convertimos en ese vicio, en más que cáncer, tan comunes, en algo más. Con rutinas despedazadas, carcomidas por parásitos que ansiaban un final, la fiesta le llegó a ellos, que yo veía sonreír al caminar.


No había vida, no había más. Era el momento de nuestra boda, que desdicha, fatal final. 

(Para EAD, motivo de inspiración.)


Daniela

Siempre nos tocábamos. No era poético ni romántico, no era dulce o tierno. Nos tocábamos como animales, con sinceridad, con verdad y con muchas ganas de ser en esos instantes la cosa más real.

Llevaba su camisón, estábamos a punto de irnos a dormir. Yo descansaba en una silla, leía un libro muy pesado y aburrido. Ella me sonrió, me extendió sus manos y antes de que me pudiera levantar, se sentó de frente sobre mí. Me miró, contempló mi cansancio con una mueca casi lastimera, sus manos tibias y suaves me rozaban la cara, sus dedos delgados y seguros.

Solo con camisón y pantys, se veía hermosa,  la miré. Y la miré. Levanté su ropa de dormir, abrí mis manos y llevé mis pulgares hasta su línea del bikini. Deslicé mis manos ahí dentro, podía sentir su calentura y su humedad. Daniela estaba conmigo, solo para mi, cumpliría mi fantasía aunque ella ya no pueda despertar.



Un beso.

Un beso al aire. Para que viaje a aquellos lugares donde tanto hemos hecho el amor. El beso era para decir Adiós, la palabra que más te causa dolor. Y te hago el gesto muy bonito, te resoplo en el alma con mis secretos y a ti te basta.

Te armo y te deshago con las mismas ilusiones que tú observas mi partida y anhelas mi regreso. El regreso tan letargo, aburrido y casi rezo. Pero lo quieres así, yo prefiero dártelo porque la tarde gris me anda buscando y no quiero que me encuentre. Porque si me atrapa como lo hizo la rutina, me pasmo. Hasta que llegue el día donde no me apegue la situación, en la cama no seas igual, la lastima desaparezca y tu cabeza en mi pecho pese.

Cuando lo que lleve en la entrepierna valga y de ti me deshaga sin pena o remordimiento. Sabré que vas a tu ciclo de amores no correspondidos y siga tu vida una mierda. Pero no me sentiré culpable. Pienso en mí. Subo a mi cima, miro el vacío y para complacerte por darte dolores, me lanzo.

Pero el día no ha llegado, acabamos de amanecer juntos en mi cama, te estoy mirando. Te beso.

El beso era para dejar escapar la inspiración.


Ven (que yo podría)

Puedo dirigir los océanos, conceder deseos, quebrar todas las armas del planeta, rayar en todos los diarios, poner mi foto en cada portada. Podría curar el cáncer y ser inmortal. Robarle la grandeza a la poesía y ser yo en ella, desaparecer la hambruna  pero si yo no estoy bien contigo, no estoy bien con nada.

Solo seré un pedazo de humo que se desvanece en un sótano cuando está pasando una tormenta. Así de frágil y así de poca. Tan poca. Tan rota. Porque la oscura soledad que me dejaste no se acaba ni con el mismísimo olor de tu almohada. Suponiendo de la manera más crédula que un día vuelvas y mi cara vuelva a tener tan excelso placer.
Porque cuando un lazo así tan bien hecho se rompe, ya nada lo construye, solo la relación muta.  Ven pues ¿o es que acaso no sabes que las mutaciones a pesar de ser tardías suelen traer mejores cosas? 


Te llevo en todas las personas que soy, te siento de diferente forma en cada día, estás descuartizada.


Buen día

Le resultaba difícil saber si dormitaba o  realmente estaba despierta. Tal vez producto de esa misma pesadilla que la ha perseguido con vehemencia y sin treguas. La misma persona, única situación e igual final. La sensación de desazón, el luchar para despertarse, agotar toda su energía mental para reaparecer en su mundo y no en esos tantos otros que recorre en sus sueños pesados con las medias puestas.

 Por fin abrió los ojos. Colocaba su mano temblorosa en la lámpara esperando que le calentara el cuerpo y que se enfriara el miedo.

Sentía lástima por sí misma, demasiadas cervezas en una misma noche, borbotaban palabras e ideas sin sentidos. ¿Culpa?

El viento frío  que entraba por la ventana se congeló  de repente y lo sintió materializarse como una mano que le abrazaba la cadera. La sensación fue terrible, ya la lámpara no le daba calidez. Se giró, esperaba seguir en la pesadilla porque podía seguir luchando para despertarse, pero no. El rostro de alguien durmiendo a su lado le heló los sentidos, se le enredaron las tripas al notar…
… al no notar conocidas las facciones de aquel rostro.

"Te volviste a fallar."


martes, 15 de octubre de 2013

La escena de Héctor vs. Aquiles. Troya (2004)

Los amantes de películas bélicas deben tener un sin fin de escenas favoritas, llenas de acción, sangre, protagonismo. Escenas mejores que otras, en calidad, movimientos, momentos claves en el desenlace, sin embargo, para mí una de las mejores películas bélicas, y cuidado sino la mejor sigue siendo la batalla entre los protas de Troya (2004)

Esta escena representada en la lucha de Héctor contra Aquiles está llena de sentimientos, uno empuja al otro a la muerte y el otro antes del amanecer ya sabía que iba a morir. La he subido en todas mis redes sociales, es un joya del cine. Merece la pena.


La Historia del Mundo en dos horas (Documental de History Channel)

Un documental completo e interesante acerca de la creación del universo y su evolución.

Empezando por el Big Bang, pasando por el desarrollo de partículas y tipos de animales, la llegada del hombre actual, civilizaciones y el modo en cómo la sociedad se ha construido teniendo como base la tecnología. Historia y ciencia.

No importa en qué creamos, las teorías aquí planteadas son las más aceptadas y a pesar de ser largo es muy entretenido. Creo que puede cambiar la visión de cómo vemos al mundo e incluso a nosotros mismos.

¡Lo recomiendo!
(Además es de History)

;) 


Translate